Querida familia de Dios: Es un gran gusto para mí servir con ustedes en la viña del Señor. El terreno en los corazones de los niños es muy fertil y listo para ser cosechado. Juntos, cada quien haciendo su parte, alcanzaremos la próxima generación para Cristo.