Anima los corazones, de los niños, a confiar en el amor de Dios.